Alfredo Campos, diseñador de pegasos (II)

207figurin

-
Alfredo Campos vivió desde dentro la gestación del primer camión Pegaso propiamente dicho, el Z-207 «Barajas» (el popular «Mofletes» era una herencia de la precursora Hispano Suiza que fue perfeccionado por Ricart). El apodo se refería a la nueva factoría madrileña en la que iba a ser fabricado desde 1955, pero sin embargo su fisonomía fue diseñada en Barcelona por Agustín Masgrau, jefe del departamento de diseño en ENASA. Alfredo nos cuenta la historia de la ilustración que abre este capítulo.

«Un dia me llamaron de Barcelona diciendome que me iban a enviar los planos del Barajas para que coloreara un perfil ya que Ricart lo quería para  su despacho. Este dibujo estuvo varios años colgado en la pared de su despacho».

Nz-207prototipofrontalo nos extraña que Wifredo Ricart quisera tener este figurín muy cerca de él. El Z-207 era una creación muy particular suya en la que había volcado la tecnología más refinada del momento en materia de camiones. Se puede decir que el «Barajas» era el camión más avanzado de su tiempo en su tonelaje (5-6 tn.). Motor diesel V6 a 120º de 7.5 litros y 120 CV, construido en aluminio, en posición central extra-baja. Inyección directa, doble reductora trasera, suspensión delantera independiente y una velocidad máxima por encima de los 90 km/h. Era incluso más avanzado que la mayoría de los turismos de la época y ello repercutía en un precio demasiado elevado para los camioneros del momento. Alfredo nos ha contado más anecdotas de la gestación del Z-207:

«Se hicieron 3 o 4 prototipos para pruebas. Ricart le dejó uno de ellos a un amigo suyo, “el tio Cirilo”, un pescatero muy conocido en el puerto de Valencia. Hacía la ruta Valencía-Madrid-Valencia por las carreteras de entonces, cargado con 12 toneladas de pescado, el doble de carga para la que el camión estaba preparado. El bastidor sufrió enormes deformaciones y se descubrieron debilidades en las soldaduras que luego fueron corregidas en el modelo definitivo. Tambien se desecharon las “orejetas” que unian cabina y caja de carga ya que esta última transmitía deformaciones a la primera».

1100, la cabina Pegaso que no nació

1100

-
En 1964 se preparaba el lanzamiento del Pegaso 1100, un camión pequeño para 4 tn. de carga  movido por el motor Comet con dos cilindros menos (4) y 90 CV. Se barajó la posibilidad de dotarle de una cabina completamente nueva y a los estudios que se hicieron pertenece la ilustración que aparece sobre estas líneas. Un diseño que llama la atención por sus faros rectangulares, la boca cuadrada con cruz y la adopción de un tipo de anagrama Pegaso que sería oficial más de diez años después.

Finalmente se optó por dotar al 1100 de la misma cabina del Comet adaptada a su menor tamaño, quedando inédito este diseño. Según nos cuenta Alfredo Campos, sus formas llegaron a ser tomadas  en consideración para el diseño de la cabina que reemplazaría al «cabezón», pero la dirección decidió en el último momento dar via libre al diseño de Aldo Sessano para el «cabina cuadrada» en detrimento de la creación de Campos.

El «Egipcio», un diseño original de Alfredo

A comienzos de los ochenta,  la direccón de ENASA decidió crear una nueva cabina para su camión militar, el 3045 – 3050.

«Me llamaron de arriba para comentarme que el contrato de fabricación de la cabina militar DAF se iba a renovar automáticamente en unos meses y eso suponía seguir pagando unos royalties de 260 millones de pesetas al año. Había que diseñar una nueva cabina original de Pegaso para poder revocar el contrato y ahorrar a la empresa el pago de esa cantidad, que entonces era mucho dinero».

egp09

egp07-
«Me encerré un verano entero con mi equipo en una nave de la fábrica de Barajas. Allí ideé una cabina lo más simple de construir y facil de reparar posible. La hice como un recortable de papel pero sobre chapa de acero. Esta cabina no emplea moldes ni matricería que es lo más caro, salvo en el hueco de los faros. Un solo molde. Para fabricarla sólo hay que marcar en la chapa, cortar y en su caso doblar con una plegadora; y soldar las piezas»
.

En las fotos advertimos la denominación «3052» que no llegó a ser empleada, pero que nos  advierte de que el prototipo del egipcio nació de un bastidor de 3 ejes (6×6) y que al final adoptó las siglas 3055  y 3046 (para el de dos ejes). 

«Cuando terminamos la cabina mandamos el camión a medir y a realizar los planos. Y luego se patentó.».

El bastidor fue modificado para permitir una diferencia de nivel entre las ruedas de un mismo eje de hasta un metro de altura, con un sistema también ideado por Alfredo Campos.
La siguiente galería corresponde a las imágenes inéditas de la cabina prototipo del «egipcio» en plena fase de desarrollo.

En la primera mitad de los años setenta Alfredo realizó cientos de bocetos plasmando su idea de como podrían ser las cabinas de camión venideras. En la siguiente galería mostramos algunos de sus dibujos en los que observamos bastantes detalles que años más tarde se han visto materializados en diversos modelos de otras marcas. Las tomas de aire laterales de los MAN actuales o la cabina modular del Renault AE dibujadas mucho antes de que aparecieran.

En el próximo capítulo volveremos a los años cincuenta y a los diseños inéditos de Alfredo para el Pegaso Z-103, un tema sobre el que aún tenemos mucho que mostrar. ;)

Texto: Juanra Sánchez
Fotos: Alfredo Campos, Fundación Olivé Sans y Juanra Sánchez

(Ir al capítulo I)

Comentarios cerrados.